lunes, 5 de diciembre de 2011

Audio Sonic Love Affair


En año y pico de vida que tiene este blog, han pasado ya por aquí, de una u otra forma y con mayor o menor reseña, prácticamente todas mis bandas de cabecera. Y digo prácticamente porque hay alguna ausencia para mi imperdonable, como es la de los australianos The Dubrovniks, uno de mis grandes grupos de culto desde hace cerca de 20 años y al que ni siquiera he nombrado aún (salvo cuando os hablé de mis 100 discos favoritos).

Entraron en mi vida casi de casualidad, a través de un conocido que trabajaba de Dj y manejaba música rara de importación. Me prestó su copia original del álbum Audio Sonic Love Affair y nada más tenerlo en las manos, fue un flechazo a primera vista. Por aquel entonces andaba loco con The Cult, con los escoceses Gun, con los Ramones y con el Appetite de los Guns N’ Roses, y este condenado disco, no sé cómo, pero lograba reunir perfectamente la esencia de esas cuatro bandas. Así que, inevitablemente, consiguió volarme la cabeza.

Desde el riff cortante de inicio a lo Cult de “She got no love”, la continuación con “Love is on the loose tonight” (un pedazo de canción como la copa de un pino), la melódica y a la vez cañera “Somethings not right in this world”, las guitarrerasAudio Sonic Love Affair”, “Promised Land” o “Strange kind of love”, el increscendo de “You're gonna get what's comin'” (recuerda enormemente al “Taking on the world” de Gun), la sureñaCry Baby Killer”, el cierre a lo INXS (y otra vez Gun) con “Black Vinyl Suicide” o su particular tributo a los Ramones con “As long as I can listen” y su estribillo lapidario: “I don't care about the girls, I don't wanna see the world, I don't care if I'm all alone, as long as I can listen to the Ramones

Nada sobra y nada falta. Un disco, para mí, tremendo y que, además ha envejecido divinamente bien.

Antes de devolvérselo a su legítimo dueño, con todo el dolor de mi corazón, me hice mi preceptiva copia en cinta TDK y con ella tuve que saciar mi ansia durante un montón de años, hasta que conseguí enganchar el CD original, importándolo de Alemania.


El resto de la colección llegó más tarde: primero Chrome (mi favorito después de Audio Sonic Love Affair), luego Dubrovnik Blues y Medicine Wheel, y finalmente el single de “Love is on the loose tonight”, que trae en su cara b como golosina una versión del “Fortunate Son” de la Creedence.

Tengo la espina clavada de no haberlos visto nunca en directo, aunque sé que a mediados de los 90 pasaron por nuestro país (me los imagino como un auténtico torbellino encima del escenario…). Pusieron el cierre al negocio allá por 1995 y desde entonces sus caminos se separaron. No tengo ni la más remota idea de si hay alguna posibilidad de que vuelvan algún día. Supongo que, dado el tiempo transcurrido, será complicado. Pero, por soñar, que no quede


1 comentario:

la loboteca la loboteca dijo...

yo tengo también todos los cd's originales de este genial grupo australiano. 4 discazos impresionantes!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Real Time Web Analytics